Saltar al contenido

Todo apunta a que el COVID-19 “se escapó” del Instituto de Virología de Wuhan

obre estas líneas el Instituto de Virología de Wuhan, donde se encuentra el Laboratorio de Bioseguridad Nivel 4, de donde podría haber salido el COVID-19

COVID-19 “se escapó” del Instituto de Virología de Wuhan

¿Desarrollaban los chinos un arma de guerra biológica?

COVID-19 “se escapó” del Instituto de Virología de Wuhan. Eso cree el profesor de derecho internacional de la Facultad de Derecho de la Universidad de Illinois, Francis Boyle,

“padre” y redactor de la Ley Antiterrorista contra las armas biológicas de Estados Unidos.

Así dicha Ley, que era la transposición a la legislación de su país de la Convención sobre Armas Biológicas,

fue aprobada por unanimidad en 1989 por ambas Cámaras, el Congreso y el Senado, y firmada por el presidente George Bush, padre.

“Si uno hace una búsqueda simple en Google: ¿Tiene China un laboratorio BSL-4? El [Instituto de Virología] de Wuhan aparece el primero”, explica Boyle.

Los laboratorios de Bioseguridad Nivel 4 existentes en el mundo trabajan con agentes biológicos

que representan un alto riesgo individual de contagio y perjudiciales para la vida. Se trabaja en ambientes estériles y controlados y los científicos actúan equipados con trajes especiales que cubren la totalidad de los cuerpos.

Suelen estar, además, en un edificio separado o en un área controlada y aislada del resto de las instalaciones.

Las enfermedades infecciosas que se manejan en estos laboratorios de Bioseguridad Nivel 4 son el ébola,

la viruela, el hantavirus, la fiebre de Lassa, la fiebre hemorrágica de Marburgo o el SARS.  

“Asi que Los laboratorios BSL-4 son utilizados para desarrollar todo tipo de armas biológicas ofensivas con ADN genéticamente modificado. Por lo tanto, desde mi punto de vista, el Laboratorio BSL-4 de Wuhan es la fuente del coronavirus.

Supongo que estaban investigando SARS, armándolo más, dotándolo de más propiedades para que fuera más letal”, añade Boyle en una entrevista por videoconferencia con la revista Greatgameindia, especializada en geopolítica y relaciones internacionales.

UNA VIOLACIÓN DE LA CONVENCIÓN SOBRE ARMAS BIOLÓGICAS

Desde el punto de vista de Boyle, “esta actividad claramente viola la Convención sobre Armas Biológicas. La investigación sobre el desarrollo de armas biológicas en estos días es un delito internacional. Su uso lo sería. No estoy diciendo que lo hayan infligido deliberadamente sobre su propia gente, pero se filtró desde su interior”.

El resultado ha sido una catástrofe. Por eso el gobierno chino trató de ocultarlo y después tomó decisiones drásticas para contenerlo.

“Y todo lo que han dicho hasta ahora han sido mentiras.

Es propaganda afirma el profesor Boly le aplica, en este caso, el principio de la navaja de Ockham, que dice que de todas las explicaciones posibles la más simple es siempre la más probable, por lo que cree que la posible explicación es que alguien se contaminó en el interior del laboratorio y lo diseminó inadvertidamente después.

El Instituto de Virología de Wuhan se encuentra a apenas 32 kilómetros (20 millas) de mercado de mariscos donde la “versión oficial” china mantiene que comenzó todo.

UN PREMIO NOBEL AFIRMA QUE EL COVID-19 ESTÁ CREADO POR EL HOMBRE

Nos encontramos por otra parte, el profesor francés, Luc Montagnier, Premio Nobel de Medicina 2008, afirma lo mismo que Boyle: El COVID-19 fue creado por el hombre,

https://norteextremadura.es/el-coronavirus-escapo-de-un-laboratorio-chino-o-este-es-otro-caso-en-que-los-bulos-corren-mas-rapido-que-la-ciencia/opinion/

llevando así la contraria del relato “oficial” de que el coronavirus es el resultado de una mutación natural y que se transmitió a los humanos desde los murciélagos.

Montaigner ha pasado la historia por ser el codescubridor del VIH, el virus de inmunodeficiencia adquirida, responsable del SIDA.

En unas declaraciones concedidas al podcast “Porquoi docteur?” (¿Por qué doctor?), del doctor Jean-François Leomoine, Montaigner no se cree que la epidemia tuviera su epicentro en el mercado de mariscos de Wuhan.

COVID-19 “se escapó” del Instituto de Virología de Wuhan
El Nobel de Medicina francés, Luc Montaigner, afirma que el COVID-19 ha sido creado, no es natural.

Eso de que el Covid-19 apareció tras una contaminación ocurrida en un mercado de animales salvajes, en Wuhan, es una bella leyenda. Imposible. Los científicos chinos son grandes especialistas. El virus salió de un laboratorio de Wuhan”, declara Montaigner.

“Mi colega, el biomatemático Jean-Claude Pérez, y yo hemos analizado con cuidado la descripción del genoma de este virus ARN. Y creemos bastante plausible que el genoma completo de este coronavirus tiene secuencias muy semejantes a las del VIH, el virus del SIDA. Así pudo ser fabricado, producido, en un laboratorio chino”, indica.

Como Boyle, Montaigner opina que la propagación del coronavirus debió

producirse por un fallo o un error, que no sabe si ha sido humano, técnico o científico.

UN DOCUMENTAL CON ESTA TESIS SE HACE VIRAL

Producido por el periódico estadounidense “The Epoch Times”, el documental de investigación titulado

“Rastreando el origen del coronavirus de Wuhan”, se ha hecho viral en la red.

Por lo que Presentado por el periodista Joshua Philipp y basado en una batería de información muy contrastada,

llega a idéntica conclusión de Boyle y de Montaigner:

 El COVID-19 fue creado en el Laboratorio de Bioseguridad Nivel 4 del Instituto de Virología de Wuhan.

El SASRS-CoV-2, nombre técnico del COVID-19, tiene toda la apariencia de ser la recombinación

de fragmentos de distintos virus para poder entrar en los tejidos humanos.

Philipp asegura en su documental que en el mercado de mariscos de Wuhan no se venden murciélagos,

por una parte, y, por otra, hay pruebas científicas desde el comienzo de los contagios de que existieron casos que no tuvieron vinculación con ese lugar.

Las publicaciones científicas Science y The Lancet han publicado sendos artículos contrariando la hipótesis de que el mercado fuera el punto cero de la epidemia.

En el mismo documental el experto de Asian Affairs, Gordon Chang, pone en tela de juicio toda la información facilitada por las autoridades chinas:

“Sabemos que Beijing suprimió información sobre la epidemia durante seis semanas en diciembre y enero y luego,

cuando oficialmente lo reconocieron, el 21 de enero, comenzaron una campaña de eliminación de información”.

¿FUE LA DOCTORA SHI ZHENGLI “LA FABRICANTE” DEL CORONAVIRUS?

El documental plantea con claridad la posibilidad de que el SARS-CoV-2 (o COVID-19)

no solo sea un producto de laboratorio que “se escapó” del ámbito de contención del Instituto de Virología de Wuhan.

También señala a la doctora china Shi Zhengli, bióloga, como la posible originadora del virus.

En 2018 Shi dio una conferencia sobre coronavirus de murciélagos e infecciones interespecies en la Universidad Jiao Tong de Shanghái.

Sin embargo, “los registros se borraron del sitio web” de la institución, halló Philipp al buscarlos. Quería analizar otro elemento llamativo, que, tras el brote de Wuhan, un grupo de investigadores de la India encontró en el SARS-CoV-2.

COVID-19 “se escapó” del Instituto de Virología de Wuhan
La doctora Shi Zhengli, cuyo trabajo con murciélagos podría estar en el origen de esta pandemia. Foto: Infobae.

En 2018 Shi dio una conferencia sobre coronavirus de murciélagos e infecciones interespecies en la Universidad Jiao Tong de Shanghái.

Sin embargo, “los registros se borraron del sitio web” de la institución, afirma Philipps.

“Trabajan en el desarrollo de un coronavirus para huéspedes humanos,

lo cual nos lleva a la pregunta de por qué alguien crearía un coronavirus que puede infectar a los humanos”, plantea el general Robert Spalding, exdirector de estrategia senior del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos en el documental.

Y se plantea: “¿Cuál sería el propósito de esa investigación? ¿Es para un arma? ¿Es para luego vender una vacuna de la cual ser los únicos beneficiarios?”.

Así Sea como fuere hay varios hechos incontrovertidos: el COVID-19 se originó en Wuhan, China,

la misma ciudad en la que tiene su sede el Instituto de Virología, en el cual hay un Laboratorio de Bioseguridad Nivel 4, y no

todos los contagiados pisaron el mercado de marisco, donde, por otra parte, no se venden murciélagos.

A día de hoy hay 1.567.284 contagiados en el mundo, se han recuperado 595.090 y han muerto 159.659 personas. Un “error” muy costoso en vidas humanas. Si ha sido un error…

Fuente *ConfiLegal /[email protected]

COVID-19 “se escapó” del Instituto de Virología de Wuhan

Noticias-20