Saltar al contenido

La vida de Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

14 febrero 2021
Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

▷ Roberto Iniesta cantante de Extremoduro 🧲 ROCK TRANSGRESIVO 100% ↂ

Contenido

La vida de Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

EXTREMODURO 2021: La vida misteriosa de Robe Iniesta, el último rockero maldito.

Reportaje de la revista Rolling Stone 2011.

Este es el reportaje de la revista Rolling Stone en junio de 2011.

Robe Iniesta: La verdadera historia de Jesucristo García.


Así que ha muerto y ha resucitado muchas veces. Tantas como dice la leyenda. Su historia, la verdadera, estaba sin contar… Eso se acabó. Una veintena de personas construyen la crónica del líder de Extremoduro, el personaje más enigmático e ingobernable del rock español. Por Lino Portela.

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Habían quedado en la Puerta del Sol Rober

El único dato que los entonces aspirantes a periodistas Kike Turrón y Kike Babas (así es como firman Quique Conde y Quique Suárez) tenían sobre él era que llevaría una camisa de flores. Difícil no identificarse.

Ellos acudieron a la cita en el kilómetro cero de Madrid con un par de litros de cerveza. Era 1989 y contaban 20 años. A la hora fijada apareció: Roberto Iniesta, 27 años, pelo largo y, efectivamente, con una camisa floreada, dispuesto a que le hiciesen una entrevista para una radio que no existía. Por aquella época los dos Kikes eran unos gandules enamorados de la música. Su plan era, básicamente, el siguiente: se hacían pasar por periodistas para conseguir discos gratis. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Seleccionan a los grupos maqueteros que se anunciaban en las revistas, les llamaban y les contaban la milonga de que eran críticos para que les enviasen su música. Así operaron con Iniesta. Cuando les llegó su maqueta, se les voló la cabeza.

A la entrevista no llevamos grabadora ni bolígrafo.

No habían escuchado algo tan salvaje y auténtico como aquello. Trazaron un plan: quedar con el tal Roberto Iniesta con la excusa de que tenían un programa de radio y, claro, entrevistarlo.
¿El objetivo de los dos farsantes? Emborracharse con ese “tío que hacía un rock tan descarnado”. “A la entrevista no llevamos grabadora ni bolígrafo. Cuando llegamos al lugar fijado, lo vimos: nos miramos y nos reconocimos al instante”, recuerda ahora el ya periodista Kike Babas, de 40 años: “Íbamos de chulitos con nuestra cerveza, pero Robe sacó una piedra gigante de hachís y soltó: ‘Probad el costo de mi tierra, que es mejor que la mierda que os venden aquí”.

Kike Babas apenas recuerda más, seguramente porque enseguida comenzaron a liarse canutos. “Bueno, sí”, rememora: “Dijo que le gustaban AC/DC y Leño, que había tenido un puesto de chucherías en una furgoneta que ponía frente a los colegios, y que había sido yonqui.

Pero de aquello hablaba en pasado”. Hay algo más. Cuando los dos periodistas le dijeron que se les había hecho tarde y que tenían que volver a su barrio, Hortaleza, Robe les preguntó: “¿Hortaleza? Entonces le soléis pillar a la Julieta, ¿verdad?”.

Inteligente, tímido y algo huraño

Pero, un momento: éste no es un reportaje sobre drogas, y ese Robe de 1989 ya no existe. Inteligente, tímido y algo huraño. Terco, y amable en las distancias cortas. Introvertido, y siempre alerta. Leal con sus amigos, que han quedado reducidos a unos pocos por decisión propia.

La leyenda de maldito de Robe es la más legendaria del rock español. Todos hablan, pero pocos le han tratado. Las personas que aportan sus opiniones en este reportaje han convivido con el último rockero auténtico.

“Es muy intenso y visceral, con todo lo bueno y lo malo que esto conlleva”, explica Ernesto Muñoz, ex-trabajador de Dro, la discográfica actual de Extremoduro, que pasó con él los últimos años del siglo pasado. “Desprende un magnetismo especial”, añade Juan Bosco, representante de Los Deltonos, que coincidió con Robe en el 96: “Supo controlar sus desequilibrios y ese control le ha dado la vida”.

El autoproclamado título de Rey de Extremadura

Caricaturizar a Robe con salvajes y drogatas historias de su pasado es un error. El Roberto Iniesta de 2011, que publicó recientemente su duodécimo disco, Material defectuoso, no se parece en nada a ese talentoso-pero-asilvestrado joven que salió de Plasencia con una maqueta llena de buenas canciones y una tarjeta de visita con su nombre completo, Roberto Iniesta Ojea, y el autoproclamado título de Rey de Extremadura. Roberto Iniesta tiene ahora 49 años. Vive desde hace casi 15 en Lezama (Vizcaya), un pequeño pueblo a 20 minutos de Bilbao, con su mujer Bibi y dos hijos de 21 y 22 años. A uno de ellos le ha comprado un coche. Vive en una casa que muy pocos conocen.

Le gusta la comida casera, echa de menos el sol del sur (donde vivió una temporada), ve mucho cine (en DVD), escribe y lee todas las noches (novelas de acción, biografías, best seller…). Y, en los últimos años, ha estudiado gramática y ortografía en la Universidad a Distancia. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

En un radio de menos de un kilómetro viven sus amigos cercanos


En un radio de menos de un kilómetro viven sus amigos cercanos: el guitarrista Iñaki Uoho, de 47 años (Iñaki y Robe forman Extremoduro), y Fito Cabrales, de 45, estrella del rock español al mando de Fito & Fitipaldis. A los tres les gusta salir en bicicleta por el monte. Vida sana. Robe lleva a su perro a entrenar, sale poco de casa, no alterna, no va de copas y vive un momento interesantemente fértil,  ya que, además de su nuevo disco (Material defectuoso),

que se publicó el pasado 24 de mayo, Extremoduro está a punto de terminar otro largo más. Se acabó la sequía. Ah, y no suele dar entrevistas, con lo que alimenta, no se sabe si premeditadamente, su leyenda de tipo misterioso. De hecho, ante la publicación de Material defectuoso decidió no hablar con la prensa. Su discográfica, claro, torció el gesto: sabe que si Robe realizar algunas concesiones promocionales, vendería mucho más. Pero él, tozudo, no traga.

Desde que Dro fichó a Robe, en el 91, le deja hacer y deshacer a su antojo. “Jamás se le ha impuesto nada”, explica David Bonilla, de la compañía. Y añade: “Se le pueden sugerir ideas, pero él lo tiene muy claro. Sobre todo, sabe lo que no quiere. Nosotros podemos o no estar de acuerdo, pero lo respetamos”.

Robe y su gran conexión con el mundo exterior

Lo mismo que su decisión de no ofrecer ahora entrevistas. “Ha sido un año de mucho trabajo. Y lo que nos queda…”, cuenta cuando llamamos a su puerta Iñaki Uoho, ex guitarrista de Platero y Tú, productor y mano derecha de Robe y su gran conexión con el mundo exterior. “No quiere hablar hasta que se publique el próximo disco [en 2012, asegura su discográfica]. Entonces habrá una gira y hablará. Está muy ocupado trabajando”, recalca con amabilidad Uoho.

“Espero que lo comprendais”, se despide. Lo que Robe tiene ahora entre manos es bueno. Algunos piensan que sus nuevas canciones ya no arañan como antes, que han perdido fiereza y garra. Otros que es lo mejor que ha escrito nunca…


Lo único cierto es que Robe ha sobrevivido a su leyenda sin renunciar a nada y haciendo siempre lo que ha querido: ha recorrido España en caravana; se ha ido de juerga con Pepe Risi (la leyenda de Burning); tuvo una línea 906 (no erótica, claro, era para informarse de las novedades de Extremoduro); ha vendido miles de discos (cuando se vendían discos y cuando no); ha llenado pabellones sin sonar en la radio ni en la televisión; y ha muerto y resucitado varias veces. “Todos me queréis matar, joder, que no me quiero morir”, solía decir ante los frecuentes rumores de su fallecimiento.

El viaje íntimo a la locura


Además, se estrenó como escritor en 2009 y triunfó: su primera novela, El viaje íntimo a la locura, lideró varias semanas la lista de los libros de ficción más vendidos.
Pero, sobre todo, ha conseguido que miles de jóvenes (y no tan jóvenes) de todas las tribus, de distinta condición social y diferentes lugares tengan devoción por sus canciones y diseccionan cada movimiento de la persona y el personaje en sus conciertos.

Aún hay chicos que, cuando Robe cierra los ojos en directo, piensan: “Mira, se nota que va puesto de todo”. No es cierto. Tiene los ojos cerrados porque está sintiendo la canción.

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Su padre era chapista y presidente de la peña del Atlético de Madrid en Plasencia.

Aunque la verdad es que a Robe nunca le interesó tener buena reputación. Su voz cazallera, ronca, y su rostro curtido por un pasado ciertamente salvaje no ayuda. Nacido en 1962, hijo de una familia humilde, de campo, de Plasencia (40.000 habitantes, al norte de Cáceres), pocos datos biográficos hay de sus primeros años. Se sabe que su padre era chapista y presidente de la peña del Atlético de Madrid en Plasencia. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Yo le tengo simpatía al Atleti, porque de pequeño iba con mi padre algunos domingos al Calderón”, dijo Robe en 2002 al recordar la famosa foto, publicada en Marca, donde posaba junto a Rosendo Mercado con la camiseta colchonera. La foto se publicó el 20 de abril de 1996. “Mi padre no llegó a ver al Atlético campeón de Liga ese año. Se murió semanas después de que se publicase la foto, pero le hizo ilusión verme en el Marca”, ha dicho. A su padre también le dio tiempo a ver cómo su hijo obtenía al fin el reconocimiento masivo gracias a su obra maestra, el disco Agila (1996) –del que luego hablaremos–, pero también fue testigo de las muchas y diversas locuras de su hijo. Una de ellas terminó muy bien.


El verano de 1987 nace Extremoduro, y dos años después consigue grabar su primera maqueta vendiéndose por anticipado con vales a 1.000 pesetas (6 euros), que le sirven para financiar la grabación en Madrid.

Foto, publicada en Marca, donde posaba junto a Rosendo Mercado con la camiseta colchonera.

Con esa maqueta, Extremoduro aparece por primera vez en televisión. En 1990, los tres miembros del grupo –Salo y Luis Von Fanta, de los que en la actualidad poco se sabe, completaron la banda– acuden a uno de los programas musicales más irreverentes de Televisión Española, Plastic. Mítico es ya el vídeo donde interpretan su canción clásica Jesucristo García, y en el que Robe reta amenazante a la cámara con una túnica y una corona de espinas hecha con una cadena.

“Los invitamos al programa porque nos gustó mucho aquella maqueta”, recuerda Tinet Rubira, entonces presentador del programa junto a David Bagès y Marisol Galdón. Rubira dirige ahora Operación Triunfo, el programa donde, seguro, nunca aparecería Extremoduro. Ni ahora ni antes.

Canciones como la citada Jesucristo García, un himno ya intemporal con referencias a la heroína


La razón es simple: sus canciones estaban cargadas de poesía callejera, insolente, de preso común, obscena pero bella, evocadora y poderosa. En la famosa maqueta hay canciones como la citada Jesucristo García, un himno ya intemporal con referencias a la heroína; o Extremaydura, una jota nuclear y arrabalera dedicada a su tierra.

“Si yo fuera presidente de Extremadura”, reflexiona el escritor Lorenzo Silva, que entrevistó a Iniesta para Rolling Stone en 2006, “ya habría cambiado el himno de la comunidad por el de Extremaydura. En esa canción, aunque muchos políticos piensen lo contrario y se queden en la superficie de los tacos, se nota su amor por Extremadura.

Los extremeños son así. Gracias a la frustración que les produce su tierra han salido de allí para conquistar el mundo”. “Tierra de conquistadores/ no nos quedan más cojones”, canta en este tema Robe, quien, cual Hernán Cortés, salió de Extremadura para buscarse la vida. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Tierra de conquistadores/ no nos quedan más cojones”,

“Plasencia es un sitio para gente mayor, un lugar desfasado, de pensamiento retrógrado”, dijo en una de las pocas entrevistas que concedió tras abandonar su ciudad. “Mi único consejo a los grupos de allí es que se larguen cuanto antes”, remató.


Extremoduro llega a Madrid para dar su primer concierto en la capital. Fue en la Sala Jácara, en un concurso de maquetas patrocinado por Yamaha. Entre el jurado estaban (toma ya) Bibi Andersen y Pablo Carbonell.
“Yo he votado a los punkis esos, que me han gustado mucho”, dijo el actor, músico y presentador refiriéndose a Extremoduro. Kike Turrón y Kike Babas estaban allí. “Fue increíble”, recuerdan: “Un concierto que nos marcó a todos. Se nos ponía la piel de gallina con sus canciones. Además, era como nuestro secreto. Un grupazo”.

Robe estaba convencido de que ganaría el concurso

Robe estaba convencido de que ganaría el concurso. La diferencia con respecto a los otros era notable. Pero no ganaron: quedaron terceros. Sin embargo, en ese concierto había alguien de la discográfica Avispa, que fichó al grupo para publicar su primer disco. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Ellos eran unos mánagers de Madrid, muy listos; nosotros, unos catetos de pueblo”

Se llamó Tú en tu casa, nosotros en la hoguera (1989) –posteriormente regrabado y retitulado como Rock transgresivo–. Robe, en la interesante biografía escrita por Iñaki Fernández, resume con una frase su primera y frustrante experiencia discográfica: “Ellos eran unos mánagers de Madrid, muy listos; nosotros, unos catetos de pueblo”.Con Avispa acabaron mal. Y con la siguiente discográfica, Pasión, donde grabaron su segundo disco, Somos unos animales (1991), peor. “Eran unos listos. Con ellos no se podía discutir”, contaba Robe sobre Pasión: “Ibas todo enfadado a reclamarle algo y, al final, le tenías hasta que dejar dinero. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Siempre pasaba igual, salías de allí sintiéndote un poco imbécil”.Eso se acabó en 1991. José Manuel Gómez, que trabajaba entonces en la discográfica Dro (entonces independiente, luego comprada por el gigante Warner), fue a ver un concierto de Extremoduro. “Es muy fácil describir cómo era Extremoduro en aquella época.

El batería se quedaba dormido mientras tocaba

El batería se quedaba dormido mientras tocaba, el bajista iba a su bola, Carlos El Sucio, el otro guitarrista, se daba cuenta de que tenía su instrumento desenchufado a la cuarta canción, y Robe… Robe tocaba bien, pero cuando le escupían decía: ‘Eso que me echáis no será lefa, ¿verdad?”.La gente que acudía a aquellos conciertos temblaba pensando que Robe podía abandonar el escenario en cualquier momento. Era imprevisible. A veces eran un caos total –Robe a veces olvidaba la letra y balbuceaba– y, a veces, soberbios.“Los vi y aluciné”, recuerda José Manuel Gómez, quien rápidamente llamó al presidente de su discográfica para fichar al grupo. “Al día siguiente, Robe apareció por la compañía Dro”, continúa Gómez: “Flipamos con él y con el tamaño del porro que se estaba fumando a las 11 de la mañana”. Ese mismo día el contrato quedó listo. Tres días después, lo firmaron.

Tampoco había entonces mucho interés por parte de los medios de comunicación generalistas

No hubo mucha promoción de los primeros discos que Extremoduro grabó con Dro porque Robe no quería. Tampoco había entonces mucho interés por parte de los medios de comunicación generalistas. “Gracias a Dios que no daba entrevistas”, bromea Gómez, “porque Robe montaba un pollo a la mínima”.De aquella época es la famosa entrevista que Mariskal Romero, periodista básico del rock español, le hizo al cantante y que nunca se emitió en su programa de radio. La grabación se hacía después de comer. En el almuerzo, Robe se clavó una botella de vino entera y dos cubatas en cinco minutos. Obviamente,estaba borracho, Mariskal, para abrir la conversación, le preguntó: “¿Qué tal te tratan los extremeños?”. “Son unos gilipollas”, respondió Robe.

“Habéis tocado en Galicia…”, esquivó Mariskal: “¿Qué tal te han tratado los gallegos?”. “Son unos gilipollas”, replicó Robe, quien durante varias preguntas mantuvo la misma respuesta. Mariskal se hartó, tiró el micrófono y le dijo: “Robe, tu si que eres un gilipollas”.Deltoya (1992) y Â¿Dónde están mis amigos? (1993) son los discos de la llamada ‘Época del Caos’. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Robe empezó a disfrutar de los primeros éxitos y dio rienda suelta a los excesos. En 1992, Extremoduro encabezaban los carteles de varios festivales y se creó la que se llamó Quinta del 92: varias bandas (Reincidentes, Porretas, Sociedad Alkohólika…) que saboreaban el éxito en el rock duro alternativo al amparo de las protestas por la celebración del Quinto Centenario del Descubrimiento de América.

En aquella época Robe se separó de su mujer. “Ella lo echó de casa”, cuenta un amigo cercano. “Sólo ellos conocen las razones exactas, pero no es muy difícil imaginarlas”, añade esta fuente.Robe vivía lejos de sus hijos, que no tenían más de cuatro años,dando tumbos entre Madrid, Bilbao, Burgos (“una época para no recordar”, comentó Robe) y Barcelona , donde llegó a recibir una paliza, propinada por los músicos de la banda que formó en Cataluña, y debido a problemas de dinero.

Viajaba en una caravana con la única compañía de su perro Angelito, un bulldog con el que posó en uno de los pocos retratos que se ha dejado hacer.“¿Dónde están mis amigos? fue un disco muy sincero”, dice Robe, que cantaba aquello de “voy a dejar esta ciudad/ no me pienso despedir/ de la gente hace ya tiempo estoy ausente” en Sin Dios ni amo: “Era una época un poco jodida. Hay bastante de lo que llevaba dentro sacado para afuera. Andaba un poco perdido de tanto viajar”. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Fernando Madina, voz del grupo Reincidentes

Fernando Madina, voz del grupo Reincidentes, colaboró en el disco y vivió una semana con Robe en Madrid. Era un piso en el Paseo de Pontones (cerca del Vicente Calderón) de su mánager de aquella época, Tomás Rodríguez, que ahora trabaja en telecomunicaciones y que no ha querido hablar para este reportaje (“Extremoduro es un grupo muy bueno, pero hace tiempo que acabamos por diferencias musicales.

Y ya está”, nos espeta).“Había días que teníamos el estudio libre y otros que no”, recuerda Madina: “Cuando no podíamos grabar nos íbamos por ahí a liarla”. Y añade: “Robe es un tipo diferente. Siempre estuvo convencido de su talento. Siempre fue más poeta que músico”. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Un año después, durante la grabación de Deltoya (1992), el guión del caos continuaba escribiéndose. Robe recuerda que salía poco… por el día. “Sólo por la noche, porque no me gustaba ver los caretos de la gente. En Madrid los bares no cerraban nunca”.En uno de esos bares celebró una fiesta privada tras un concierto con otros grupos con los que compartió cartel. Uno de los asistentes recuerda la noche en cuestión. “La imagen de Pepe Risi [guitarrista de Burning , fallecido en 1997] y Robe Iniesta cogidos de la mano y borrachos, sonriendo, es impagable”. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

A las 5 de la mañana, el dueño del local amenazó con cerrar. “Robe, sin soltarle la mano a Pepe Risi, tiró un fajo de billetes en la barra y dijo, con su voz ronca: ‘Tranquiiiiiiilo, chaval. Que te voy a pagar. Que tengo dinero’”. La fiesta, lógicamente, siguió.Caos y pasta. 

Deltoya es un disco que dejó respetables cifras de venta y Extremoduro

Ofreció buenos dividendos a su discográfica. Eran un valor en alza, por muy esquivo que fuera su líder.Robe empezó a manejar dinero, cambió de músicos y, en 1994, se compró una casa a pocos kilómetros de Granada. Era un chalet con piscina donde le servían el pan y el hachís a domicilio.Allí recibía la cada vez más frecuente visita de Iñaki Uoho (guitarrista de Platero y Tú, donde cantaba Fito Cabrales), con quien empezó a gestar el disco Pedrá, un álbum que se construyó a través de una sola canción que duraba 29 minutos y 28 segundos. Aunque grabado en 1993,

Pedrá se publicó en 1995. Pese a lo aparentemente anticomercial del proyecto, el presidente entonces de Warner, Saúl Tagarro, se empeñó en que alguna parte del disco sonara en Los 40 Principales. “Aquello era una locura”, recuerda José Manuel Gómez, que por entonces trabajaba en Warner:. “Al jefe de la discográfica le decíamos: ‘¿Qué parte vas a seleccionar? ¿Donde canta ‘hijo de puta’ o en la que dice ‘busco colillas, me saco las armondiguillas?”.En Granada, Robe llevaba una vida tranquila.

Pero enferma. Dolores de oído y principio de tuberculosis, recuerdan los amigos que le visitaban.Decidió frenar y se propuso dar por cerrada la época del Caos .

La leyenda de músico maldito

Era 1995 y por primera vez se sentía incómodo con la leyenda de músico maldito.En esas tardes de verano aparecía por su casa su entonces amigo y poeta Sor Kampana. Valenciano de su misma edad, Robe había incluido algunos de sus versos en sus discos. “Le pedí que viniese a Valencia para tocar gratis para los presos. Me dijo que no. Éramos muy ingenuos”, recuerda Sor Kampana, que solía jugar con Robe al ajedrez. “Cuando nos conocimos me dijo: ‘Tío, creía que eras una tía o un hombre viejo’.

En aquella época era bastante más normal de lo que decía su leyenda”.Por esa casa también pasó Juan Bosco, mánager de Los Del Tonos, que había trabajado con Robe en alguna ocasión: “La leyenda superaba la realidad. No eran monjas de clausura, pero eran muy normales. En aquella época Robe desprendía un magnetismo especial, lo veías tocar solo con la guitarra acústica y te conquistaba.

Era una gran bola de energía capaz de cautivarte. Un tipo agradable y amable. No hacían ni contratos para tocar en directo, pero eran muy serios. Ya no había ni desfases ni descontrol”.De esa tranquilidad nace su obra maestra, Agila (1996), que significa “espabila” en castúo, el dialecto extremeño,un álbum que cambiaría de una vez por todas la vida de Extremoduro.

Robe pidió a Iñaki Uoho que fuera a Granada, porque quería enseñarle sus nuevas canciones. Iñaki lo escuchó y se entusiasmó por su tremenda calidad. Fue el encargado de poner en orden tanto talento desbocado. Se marcharon a Madrid para grabar.

“Tenía que controlar a todo aquel rebaño, organizar toda aquella anarquía”, recordó Uoho en el libro 201 canciones para engancharse al pop rock español. Las canciones de Agila se grababan por la noche. “No salíamos de copas, la fiesta era allí”, explica Uoho. A determinada hora de la noche Robe salía a comer un bocadillo de tortilla. Iñaki aprovechaba su ausencia para colocar una claqueta para controlar el ritmo de cada canción.“Lo tenía que hacer a escondidas”, recuerda Iñaki: “Robe aborrecía ese aparatito”. “Ese glucómetro es antimusical. No lo quiero”, gruñía Robe, convencido de que las canciones eran grandes.Así fue:críticas de cinco estrellas , canciones inmensas rebosantes de poesía inédita en el rock español (en las que se incluyen versos de Pablo Neruda, Miguel Hernández y Antonio Machado); entrevistas en Canal Plus…

Entrevistas en Canal Plus…

“Hemos sido un grupo secreto, pero porque se ha pasado de nosotros”, dijo en la presentación de Agila: “Pero yo nunca he querido ser una banda de culto ni underground”.En 1996, el periodista Diego A.

Manrique escribió en Babelia, el suplemento cultural de El País: “El hecho más notable del año es el reconocimiento masivo a Extremoduro, un proyecto semiclandestino que tiene la perfecta combinación de rock callejero y poesía marginal con su rotundo Agila”.“Con Agila cerró una época vital”, recuerda Kike Babas: “Se cansó de las drogas y también de dar esa imagen de tirado”. También cambió de amigos. “Desde entonces Robe, más que cambiar de amigos, redujo su círculo íntimo”, precisa Babas, que fue cuando perdió el contacto con él: “Le ocurre a muchos artistas: tienen que cambiar de móvil, de dirección. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Robe no quería que se siguiese alimentando su leyenda y sus batallitas del pasado”.Extremoduro empezó a hacerse grande. En las entrevistas, de las pocas que concedía, Robe se mostraba como un hombre incisivo, recio. Impasible y satisfecho con el éxito, pero consciente de que se lo había ganado él solo. “Vamos poco a poco”, dijo, “sin el apoyo de los medios”. Unos medios que comenzaron a sentir un magnetismo hacia su historia.

Él se vengó ignorandolos.Sin embargo, en marzo de 1996, El País de las Tentaciones (actual EP3) publicó una entrevista con el cantante. “Mi poesía es de amor y guerra. Prince habla de drogas y nadie se lleva las manos a la cabeza. Yo, como lo digo muy clarito y en castellano, provoco rechazo”. Allí también admitió que no se sentía cómodo con el término “rock urbano” y hablaba del estilo que él mismo inventó: “Como soy de campo, a mí eso del rock urbano no me llega.

Yo lo llamo rock transgresivo porque las letras tienen que llegar. No es música para bailar. Hago algo que te llega, que te motiva, que te hace sentir, que sientes. Yo me dirijo igual al rico que al pobre”.Mientras, reorganizaba su vida, volvió con su mujer Vivi, “que ha sido la que le ha reconducido, su tabla de salvación”, reconocen algunos amigos cercanos: “Es una tía de puta madre”.

El lugar perfecto donde Robe ensayo

También Iñaki lo sacó de Granada y se lo llevó al País Vasco. Uoho tiene su casa en Muxika, a menos de un kilómetro de Guernica, con un estudio de grabación. El lugar perfecto donde Robe ensayó y compuso los siguientes discos, Canciones prohibidas (1998) –Robe se empeñó en que las letras de la portada estuvieran formadas con cocaína de verdad– y Yo, minoría absoluta (2002), de imponente portada y letras soberbias. Como Stand by, que sirvió como banda sonora de la película La flaqueza del bolchevique (2003), basada en la novela de Lorenzo Silva.

Precisamente, fue el escritor madrileño quien entrevistó a Robe en 2004 para ‘Rolling Stone’. “Lo vi muy centrado y con un aspecto magnífico. Nunca vi un personaje autodestructivo. Por encima de todo es un músico autodidacta con un talento innato. Es un poeta emocional y muy de corazón. Tiene unas imágenes poéticas muy poderosas”, explica Silva. Y añade: “Robe ha descubierto la lectura a una edad adulta. El mejor ejemplo de que nunca es tarde”.En esa época,la fiera estaba más tranquila .

Con las letras de su también amigo y poeta Manolo Chinato

Se blindó para defenderse de su caricaturización, pero seguía teniendo una personalidad fuerte. Ernesto Muñoz trabajó con él durante el disco de Extrechinato y Tú (2001), grabado con el 50% de Platero y Tú (Fito e Iñaki), con las letras de su también amigo y poeta Manolo Chinato. Ernesto recuerda la curiosa rueda de prensa donde rompió frente a los periodistas la portada que le dedicó El país de las tentaciones. â€œSe pasó toda la noche diciéndome: ‘No se te vaya a olvidar la portada mañana’. Me lo dijo tantas veces que la tenía en la puerta de casa, para no olvidarla”. Al día siguiente Robe llegó a la rueda de prensa. Junto a él estaban Chinato, Fito e Iñaki. Robe leyó el titular de la portada: “Extrechinato y Tú.

“Extrechinato y Tú.

La última aventura de Robe Extremoduro”. Y soltó: “¡Bah!”, arrancando la página. “A la mierda Extremoduro”, terminó. “Estaba enfadado porque aquello era un disco de Manolo Chinato y no de Robe”, recuerda Ernesto: “Es un grande, pero terco. Es difícil convencerlo de algo, si no está de acuerdo. Se la suda. Si ha pensado que una cosa se hace así, así se hace. Ése es su éxito”.Robe no perdía colmillo.Sus ruedas de prensa eran demoledoras. David Bonilla, de su discográfica, todavía recuerda la expectación que levantó la presentación de su disco en directo Iros todos a tomar por culo (1997). Fue en una casa okupa.

“Había ocho cámaras de informativos y los redactores más importantes de los medios escritos. Robe se sentó, fue el único que habló y estuvo incisivo. ‘¿Por qué un disco en directo?’, le preguntaron. ‘Porque me ha salido de los huevos’, respondió”.Puri Beltrán, periodista de la Cadena Ser, también entrevistó a Robe tiempo después de publicar su disco con Chinato. Es bastante certera al perfilar la personalidad del músico: “Es inteligente, pero en las distancias cortas le cuesta mucho expresarse.

 El viaje íntimo de la locura

Tienes que tocar la tecla exacta para que se abra. Es como si supiera mucho más de lo que dice. Te lo tienes que currar para entrar en su mundo. Y si patinas, olvídate. Te pondrá la cruz”Robe empezó a escribir su primera y única novela, El viaje íntimo de la locura, en 2003. Pero paró. “Estudié por la Universidad a Distancia gramática y ortografía, porque quería tener soltura”, dijo Robe en una entrevista para El País en noviembre de 2009: “Cuando acabé de escribirlo me dio mucha pena.Me quedé como vacío. Me gustan mucho las palabras y enredar con ellas”.

Robe escribía todas las noches después de cenar hasta las cuatro de la madrugada. El libro fue un éxito. La increíble aventura del gris y aburrido notario Don Severino vendió más de 10.000 ejemplares la primera semana.Aunque Robe compuso poca música mientras escribía la novela. Una brutal crisis de creatividad hizo saltar las alarmas. No compuso una canción en seis años. ¿Se había quedado seco ? “Puede que sí”, respondía el cantante con cierto desasosiego en una entrevista en la cocina de la casa de Iñaki. “No sé qué botón tocar”, dijo: “Y me jode”.

Material defectuoso (2011)

Hace tres años lo encontró. Publicó uno de sus mejores disco, La ley innata (2008). Y el botón sigue encendido. Material defectuoso (2011), su nuevo disco, es la prueba.“Siempre he hecho lo que me ha salido de las pelotas”, ha repetido en multitud de ocasiones Robe, que hace unos días hizo un viaje relámpago a su ciudad de nacimiento, Plasencia. Después fue a visitar a su amigo Manolo Chinato.

Hay una canción en su último disco dedicado al bar que tiene el poeta en Béjar. “Somos el mismo tipo de personas. Evolucionamos sin dejar de ser nosotros mismos”, reflexiona Chinato. “La inteligencia está para evolucionar. Eso ha hecho Robe y así tiene que ser”.

Este es mi pequeño homenaje al grupo que cambió mi manera de entender la música para siempre.

El amigo Mon está preparando cositas güenas y pronto estará de nuevo dando caña, no dejéis de seguirlo para recibir novedades!!

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCChi…​

Instagram: https://www.instagram.com/monsogasofi…​

Facebook: https://www.facebook.com/MonsogasOfic…​

Música en este vídeo

Más información

Escucha música sin anuncios con YouTube Premium

Canción

El duende del parque

Artista

Extremoduro

Álbum

El duende del parque

Con licencia cedida a YouTube por

WMG (en nombre de WM Spain); LatinAutorPerf, UNIAO BRASILEIRA DE EDITORAS DE MUSICA – UBEM, LatinAutor – Warner Chappell, Warner Chappell, LatinAutor y 1 sociedades de derechos musicales

CONTINUARÁ …..

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

Las 20 mejores canciones de Extremoduro elegidas por Bunbury, Fito Cabrales, La bien querida, Lori Meyers, Bebe, Albert Pla y muchos más…

Después de tantos años de carrera cada oyente tiene su favorita, pero hemos dejado a los músicos españoles que elijan, y escriban porque el reportaje demuestra que Extremoduro llega a todo el mundo, rockeros, “indies” o poperos.

-Fito Cabrales “Simplemente,Robe es diferente”.

Fito conoce bien al líder de Extremoduro, han realizado una gira juntos y memorables conciertos.También el proyecto Extrechinato y tú.

Aquí Fito escribe sus reflexiones sobre el Robe músico y persona.

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

obe tiene algo, justo ese algo que hace falta para captar toda su atención.Simplemente es diferente, canta diferente, escribe diferente, siente diferente, tan diferente y a la vez tan igual que todos los grandes artistas.Con los años (y mucho trabajo) creo que se ha convertido en todo un referente musical para este país.

Todo el mundo entiende si alguien dice ‘Esta banda suena como,o esa canción recuerda a Extremoduro’.Solo por eso merece la pena conocer, aunque solo sea un poquito, su obra.Luego, aparte, en lo personal, en lo estrictamente personal, solo puedo sentirme afortunado de haber compartido muchos conciertos, giras, discos, proyectos paralelos y muchos años de amistad a su lado.Seguramente he aprendido más cosas de él que de Jimi Hendrix o Eric Clapton.

No voy a escribir ni de drogas ni de semevalapinza (ohhhhhh)…Es fácil alimentar el lado oscuro, pero si me pedís que escriba, me dejareis que escoja el lado amable, el del arte, el de la música de Roberto Iniesta”

-Albert Pla.

“Te juzgarán solo por tus errores”.

Acústico cuento carcelario incluido en la reedición de su primer albúm Rock transgresivo

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Que dificil escoger solo una canción de Extremoduro…Me gusta esa de ‘tu por hablar, yo por callarme demasiado’ (tu corazón, del disco Somos unos animales) pero mi favorita sin duda es Te juzgarán solo por tus errores (yo no) que tiene un rollo acústico y en la que dice ‘y los bichos salvajes y los domesticados’.Me gusta porque siempre soñé que Robe hiciera un disco solo con guitarra.Robe para mi es algo superior, y junto a Uoho consiguen ser también el mejor grupo.Extremoduro es lo único que puedo escuchar prestando un mínimo de atención de lo que hay hoy por ahí.Es lo único decente que hay en la música hoy en día, y sigue siendo tan bueno y tan fresco como la primera vez que lo escuché”. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

-Antonio Luque (Sr. Chinarro).

“So payaso”.

Un solo de guitarra en mitad de otras muchas cosas que vale una vida entera (Agila 1996).

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Pongo el vídeo de So payaso en el youtube para refrescar la canción en mi memoria perdida del joven al uso que fuí, enfadado con el mundo, fácilmente identificado con un estribillo insultante y exultante (odio estos pareados de tertuliano) y lo primero que me llama la atención es que si no fuese por el pelo largo de los músicos, el uso de amplificadores Marshall tamaño nevera y el inevitable solo de guitarra de pala con pico afilado en mitad de la canción, nadie se atrevería a calificar de rock, y mucho menos de rock duro, el estilo con el que se deja crecer una melodía tan certera y también arreglada, con sus pianos y sus trompetas sin complejo ninguno.Que no se tiren los huevos jugando al macarreo ‘para el pelo viene bien’, que estaban muy presentables”.

– The new raemon.

“Volando solo”.

“Vuelvo a la vida  si te abres bien de patas” el poder vivificante del sexo (Deltoya 1992).

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“La canción que más me gusta de Extremoduro es Volando solo de Deltoya.Raquel la mamá de mis dos hijas siempre ha sido muy fan de la banda, así que puedo asegurar que he escuchado a conciencia todos los discos de Robe Iniesta hasta Yo, minoría absoluta.

Sinceramente ,sus tres primeros discos me parecen muy buenos.Y si he contado ya cual es la canción que más me gusta, es de justicia decir cual es la que menos me interesa :Puta.Supongo que el motivo es que me recuerda en exceso a ‘Two minutes to midnight’ , de Iron Maiden…

El riff de la introducción es prácticamente el mismo en las dos canciones.Soy fan de los Maiden desde muy pequeñito, y que nadie me los toque que me enciendo…Entiendanme, llegué a escuchar esa canción miles de veces y a día de hoy me sigue pareciendo buena.Pero eso no empaña todo lo bueno que a mi entender tienen Extremoduro, que es mucho”.

-Poncho K.

” Bribriblibli”.

Escrita desde el más sucio rincón del negro corazón de Robe (¿Donde estan mis amigos? 1993).

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Aunque sea una frase ya muy manida, Extremoduro ha sido, es y será la banda sonora de unas cuantas generaciones.Creo que la grandeza de Robe radica en decir y hacer las cosas como le salga del pijo,no hay disco que te deje indiferente, antes con Jesucristo García o Deltoya y, últimamente, con Puta.Personalmente el tema que hace más grande a esta banda  es Bribriblibli , de ¿Donde están mis amigos?.

Por entonces, yo contaba con trece años de edad.

Es Robe en estado puro, cada frase me agarra de los huevos y me desata.Ya he podido escuchar un tema de lo que será Material defectuoso, el nuevo disco,y me ha vuelto a sorprender.Y seguramente como a mí a un gran número de seguidores que esperan ansiosos para devorar y desmembrarlo en cuanto salga.

A estas alturas, va a ser complicado que toda esa masa que hemos tenido un antes y un después con Extremo dejemos de escucharlo, por muy mal disco que sacará, aunque,hasta hoy no es el caso. ¡Aupa Extremo!”. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

– La bien querida ( Ana Fernández-Villaverde).

“La vereda de la puerta de atrás”.

Una canción sobre las cruras esperas de los corazones condenados.(Yo, minoría absoluta).

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Una de las canciones favoritas de Extremoduro es La vereda de la puerta de atrás.’Y si fuera mi vida una escalera, me la he pasao entera buscando el siguiente escalón’.

Eso por decir una, porque en realidad hay muchas canciones que me gusta mucho, y además las letras son súper bonitas.La canción de So payaso la canté muchísimo en las fiestas de mi pueblo y los pueblos cercanos y, aunque parece mentira, me inspiró en cierta medida cuando escribí Piensa como yo, de mi disco Fiesta (2011).

Además ,tuve la suerte de hacerles las portadas de Grandes éxitos y fracasos ( Episodio l) y Grandes éxitos y fracasos ( Episodio ll) en el año 2004. Me alegra muchísimo saber que sacan disco nuevo y tengo muchas ganas de escucharlo”.

– Jairo Zabala (DePedro).

“Salir”.

“Tú, harta de tanta duda.Yo.de preguntarle al viento” Canciones prohibidas 1998.

“Del repertorio de Robe Iniesta me quedo con Salir, porque cada vez que la escucho me conecta de nuevo con el barrio y con los buenos ratos que pasé allí., con ese estado de animo que te hace vivir el momento y disfrutar lo cotidiano. Robe refleja en sus letras una honestidad brutal que te estruja y te estremece, te hace cómplice de su mundo, lo comparte contigo”.

– Carlos Escobedo (Sôber).

” La hoguera”.

Sobre las mutaciones emocionales.

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Extremoduro para mí ha sido un referente importantísimo dentro de mis referencias musicales, y si acaso le sumamos el hecho de que sea extremeño , pues es lógico que exista una cercanía aún mayor. Una anécdota llamativa  ocurrió cuando yo debía de tener 13 años  y llegó la maqueta de unos primeros Extremoduro  a un bar de mi pueblo (Villanueva  de la Vera , en Cáceres ). Me gustó muchísimo y , cómo no, tuvimos que versionar todas sus canciones. En definitiva , es un recuerdo brutalllll”. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

– Juancho Conejo (Sidecars).

“Golfa”.

“Su piel…¡que me corro si me roza su piel! Robe sin rodeos ni escaramuzas.

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Si tengo que elegir una canción de Extremo así, sin pensarlo demasiado me quedo con Golfa de Canciones prohibidas, porque si le dedico un rato a encontrar  y decidirme por tan solo una , me voy a volver loco. Escuché Golfa cinco veces seguidas en función repeat cuando compré el disco.Creo que es Extremoduro al ciento por ciento, Robe Iniesta en estado puro con esa melodía que casi podría ser una nana y al mismo tiempo una letra desgarradora.

Pura poesía, una canción cojonuda y un grupo irreemplazable”.

– Pablo García (Los vengadores ).

“Dulce introducción al caos”.

“¿Como quieres que escriba una canción? si ha tu lado he perdido la ambición “. (La ley innata).

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Si tuviera que elegir una canción de Extremoduro esa sería sin duda ‘Dulce introducción al caos’, de La ley innata. Desde el primer acorde hasta el último, la escucha pasa por diversas fases , el principio resulta muy tranquilo y bonito , y poco a poco se va llenando de esa rabia que, a mi juicio, es mucho más Extremoduro.

El tránsito de una parte a otra resulta completamente natural y a mi me ocurre curiosamente que voy empatizando con este tema a medida que se va desarrollando. Quizás sería mucho más fácil optar por cualquier otro de sus éxitos, los cuales cuando era un adolescente paladeaba con ansia y memorizaba para poder tocarlos en cualquiera de los campamentos a los que fui. Pero frases como ‘ Una racha de viento nos visitó y al árbol ni una rama se le agitó ‘ o `Me olvide de poner en el suelo los pies y me siento mejor’ , evocan una sensación de buen rollo general y de tranquilidad con uno mismo, que me hacen decantarme por este tema. Yo, como Robe, ‘Agarrado un momento a la cola del viento me siento mejor’. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

– Rubén Pozo.

“Necesito drogas y amor”.

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Es la última canción se su segundo disco , Somos unos animales, el primero que escuche de Extremoduro, el que me voló la cabeza. No había escuchado nada tan bestia, descarnado y poético en la vida.

La imagen de un yonqui talentoso de un pueblo perdido de Extremadura me cautivó a mis 15 primaveras. Necesito drogas y amor tiene una intro de guitarra, imagino que de Robe, que como guitarrista me parece muy inspirado. Me encantan sus solos (cuando aún se los hacía él ).

Son de esos que acabas tarareando. Melódicamente muy originales. La letra,como siempre, lo mejor. ‘Romper barreras quiero cada día, ya se que no soy Supermán …No necesito alas para volar, prefiero LSD…No es una cuestión sólo de no tener pelos en la lengua, hay que ser valiente y hay que saber escribirlo, y Robe sabe. ¿Como se pueden decir cosas tan bonitas con palabras tan malsonantes?.Robe sabe y ahí es donde nos atrapa”. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

– Lichis ( La cabra mecánica ).

“Quemando tus recuerdos”.

Robe ardiendo de poesía y asfalto. “Voy a empaparme en gasolina una vez más, voy a rasparme  a ver si prendo, y recorrer de punta a punta la ciudad”.

Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Para mi Robe es mucho más que un genio, pues semejante talento solo puede ser fruto de la fuerza de la naturaleza. No por dármelas de seguidor auténtico, si no por los recuerdos personales que me unen a ellos, y siendo muy fan de toda la discografía de Extremoduro, hoy me voy a quedar con los primeros discos.

Pongamos Somos unos animales y ¿Donde están mis amigos?, y pongamos por ejemplo Bribriblibli y Quemando tus recuerdos. He cantado solo y en compañía a voz en grito todas sus canciones, ha sido una parte de la banda sonora de mi vida en una época muy feliz”.

– Noni López (Lori Meyers).

“Buscando una luna”.

“Salgo a pasear por dentro de mí, veo paisajes que de un libro de memoria me aprendí”.El inicio de una canción mítica del rock español.

“Yo escuché a Extremoduro un poco tarde, con el Pedrá y Agila, que es un gran disco.Recuerdo que a muchos amigos no les gustó la manera de enfocar las canciones, con esos arreglos y una producción muy lograda. Creo que Agila tenía muy buenas canciones como Sucede, Prometeo, So payaso , pero yo me quedo con Buscando una luna”. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

– Bimba Bosé.

“De acero”.

“Cada vez que te vas, doy la vuelta a todo de una pata” Robe  se da una aleación de acero y se hace más fuerte. (Deltoya 1992).

“Allá por el 89 escuchábamos a Extremoduro, entre otros grupos, encerrados en la biblioteca de la casa del pueblo en Torre de Miguel Sesmero en Badajoz.Era un descubrimiento y aprendernos todas las letras era nuestro único fin. Hoy sigo escuchándolo y me parece que ha sobrevivido muy bien.Si Pedro Juan Gutierrez y  Charles Bukowski se juntaran para hacer una banda serían Extremoduro.Me fascinan las letras y la energía con la que interpreta Robe. Hay muchas canciones, pero para recordar que yo he vivido allí  me quedo con De acero”. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

– Shuarma (Elefantes).

“Ama, ama y ensancha el alma”.

“Quisiera que mi voz fuera tan fuerte, que a veces retumbara la montaña”. Deltoya 1992.

“Descubrí a Extremoduro con esta canción del disco Deltoya, en el 92. Apareció en un momento de mi vida en el que necesitaba ser fiel a lo que quería y sentía, en lugar de hacer aquello que los demás esperaban de mí. Algunas frases de esta canción y de este disco me ayudaron a definirme y a no sentirme tan solo.’De pequeño me impusieron las costumbres, me educaron para hombre adinerado, pero yo prefiero ser un indio que un importante abogado’ o ‘Abrir los brazos y la mente’. Creo que las letras y la música de Extremoduro son una parte fundamental de la contracultura española.Uno de esos grupos incomodos y absolutamente necesarios.No me considero un fan , pero nunca les he perdido la pista y nunca me han dejado indiferente, nunca”.

-Bebe.

“Tu corazón”.

Cuando Extremoduro invadieron los institutos y los adolescentes aprendieron poesía…a voz en grito. Somos unos animales 1991.

“Conozco a Extremoduro desde que estaba en octavo o primero de bup, porque al ser un grupo extremeño, , en Extremadura sonaban todo el tiempo (en los bares, en las casas, en los coches), y tocaban mucho.Mis amigos y mis primos mayores siempre iban a sus conciertos, y en el instituto fue donde yo empece a escucharlos más.Me gustan muchas canciones de Extremoduro, y aunque ya hice una versión de Jesucristo García, hay otra que me encanta porque me trae muchos recuerdos y porque en los conciertos suelo utilizar algunos de sus versos de Tu corazón.También esa que dice ‘ me acuerdo de ti, me cago en tus muertos`, no puedo dormir, me sueño que has vuelto'( Bribriblibli).Esa me encanta”.

– Zahara.

“Extremaydura”

Las raíces de la tierra desde una perspectiva de rock visceral. (Rock transgresivo).. Roberto Iniesta cantante de Extremoduro

“Cuando tenía 14 años pasaba las tardes de verano en casa de mi mejor amiga Celia.Allí cantábamos saltando encima de su cama las canciones del disco Rock transgresivo.Fue lo primero que conocí de Extremoduro, y el recuerdo de sabernos de memoria todas sus canciones perdura en mí como uno de los mejores momentos de ese verano.De todo el disco me quedo con Extremaydura, por la gracia que me hacía entonces y porque aún hoy puedo cantarla de principio a fin”.

– Huecco.

“Jesucristo García”.

Una de las canciones más significativas de la carrera de Iniesta, ya presente en aquella mítica maqueta. (rock transgresivo 1989).

“Concreté la fecha de mi muerte con Satán.Le engañé y ahora no hay quien me pare… Robe es extremeño como yo, y eso ya crea ciertos vínculos.Cuando salió ese disco a finales de los 80, todos lo flipamos.A mi me marcó mucho. ¿De dónde había salido este tipo?, nos preguntábamos mientras sonaba este tema, mi favorito, en los bares de copas de los pueblos de las Hurdes, por donde salíamos de marcha. Fue muy impactante escuchar esa mezcla de folclore extremeño con rock callejero y urbano.Robe es único “.

– Kike suárez “Babas”.

“Decidí”

“Va a subir la marea y se lo va a llevar todo, no veas si noto la fuerza, yo creo que soy un toro”.Robe revolviéndose.(Rock transgresivo).

“Diferentes canciones de Extremoduro me marcaron mucho durante su primera década de existencia, supongo que por esa manera tan visceral, poética y viciosa de entenderlo todo.Evidentemente de su primera maqueta, que me envió Robe en el 89, cuando yo era un niñato que escribía mi propio fanzine, tengo todos los temas interiorizados, tanto que los podría cantar de memoria aunque haga años que no los escucho.

Podría destacar mismamente Decidí, cuando tienes 19 años y alguien te canta a ritmo de rock duro eso de ‘Decidí aprender a hacerme yo la maleta para poder vivir, hoy lloré, se me habrá metido un poco de arena, eso no es para mí’.Vives hasta la náusea, ese mensaje de independencia y fortaleza.Los años me enseñaron a hacerme yo las maletas, aunque descubrí que las lágrimas no eran por culpa de la arena”.

-Enrique Bunbury.

“Tango suicida”.

“Admiración entre rockeros españoles.El ex líder de Héroes del silencio colma de elogios al jefe de Extremoduro. Y elige su última obra.Y advierte ‘Robe es Robe, y tú no'(.Material defectuoso 2011).

“Extremoduro saca nuevo disco y siempre es una buena noticia que Robe y los suyos nos ofrezcan y deleiten con una nueva entrega.

Las canciones y los versos de Robe nos han acompañado durante las dos últimas décadas y han dado en la diana de nuestros corazones con frases que utilizamos en nuestra vida cotidiana para expresar mejor lo que sentimos y expresamos.

Que un grupo de rock en nuestro idioma esté, 20 años después, en su mejor momento, no es habitual y es de celebrar. Que su mejor álbum en mi modesta opinión sea La ley innata, esta última entrega, es un orgullo y una confirmación para los que creemos que el rock no es una niñería.Ahora llega Material defectuoso , y solo nos queda limpiarse las orejas (sobre todo los muchos que escuchan los discos con una carga pesadísima de prejuicios) y ante el maestro mostrar admiración, respeto y silencio. Y recordad, Robe es Robe , y tú , no”.

Fuente* LALEYDEEXTREMODURO

————————————————————–

No products found.

TE PUEDE INTERESAR

DELIRANZA ROCK EXTREMEÑO BRUTAL 100 %

DELIRANZA ROCK BRUTAL

Presentación de una banda local del “momento” que ya esta dando de que hablar y mucho de escuchar, de eso se trata, diría cualquier de sus componentes y colaboradores.

Banda formada por cuatro componentes: Deliranza son Miguel Roncero â€“ Voz y guitarras, Luismi Osuna â€“ Guitarras y órgano hammond, Enrique Vivas â€“ Bajos y Aníbal Nieto â€“ Batería.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.Vale
Privacidad