Saltar al contenido

Un camionero afectado por los piquetes: «Los cristales rotos me dañaron la córnea»

Un camionero afectado por los piquetes: «Los cristales rotos me dañaron la córnea»

Un camionero afectado por los piquetes: Los cristales me dañaron el ojo

«Comparto las reivindicaciones, pero no son las formas, me podía haber matado»

«Me tiraron una piedra al camión, se rompió la luna, los cristales rotos se me metieron en los ojos y no veía nada. Menos mal que venía otro compañero detrás, que habló con la policía y me llamó (por manos libres) para que me parara en mitad de la carretera, que venían a por mí con una ambulancia». Lo cuenta Francisco Moreno, 55 años, de Sevilla, se dedica al transporte de mercancías, concretamente de animales vivos. En la pasada noche del martes al miércoles salía de descargar en Mérida y volvía para Sevilla (su lugar de residencia) sobre la una de la madrugada, «y un poco antes de llegar al Hotel Romero, en una bajada que hay, desde un puente me lanzaron la piedra», cuenta

El susto fue tremendo. Y el daño. Tuvieron que operarlo de urgencias en Sevilla puesto que los cristales le dañaron la córnea. Ahora ya se recupera y atiende por teléfono a El Periódico Extremadura desde la habitación del hospital. Espero que no le queden secuelas en la visión. Fuente* El Periódico Extremadura

Un camionero afectado por los piquetes: Los cristales me dañaron el ojo

El Recomendador

La apps de noticias de todos los periódicos, para comparar y contrastar información, descargala totalmente gratis de la play store de google.

Karok Seo Web Posicionamiento Web desarrollado para la pequeña y mediana empresa

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Vale
Privacidad