Skip to content

Se debería pagar a Extremadura por ser el pulmón de Europa

RUTAS POR EXTREMADURA FIN DE SEMANA
Se debería pagar a Extremadura por ser el pulmón de Europa
Guía del Contenido

SE DEBERÍA PAGAR A EXTREMADURA POR SER EL ‘PULMÓN’ DE EUROPA

Se debería pagar a Extremadura por ser el pulmón de Europa. Un estudio de la UEx plantea recibir fondos por ser el principal “su midero de CO2” del Continente. La superficie de bosque va ganando terreno y se abandonan las tierras agrícolas menos fértiles. La Comunidad Autónoma ha perdido 45.000 habitantes en los últimos 20 años. 

 Proyecto de la Universidad de Extremadura

Un proyecto de la Universidad de Extremadura está analizando pormenorizadamente los cambios paisajísticos y territoriales de la Comunidad Autónoma durante estos últimos 19 años. Se deberían pagar a Extremadura por ser el pulmón de Europa

El estudio lo están realizando miembros del Grupo de Investigación en Desarrollo Sostenible y Planificación Territorial (DESOSTE).En realidad, Extremadura durante este siglo no ha experimentado grandes transformaciones.

En lo que respecta a su población, los principales municipios se encuentran en una fase de estancamiento demográfico con tendencia a la pérdida de habitantes.

Extremadura pulmón de Europa

Según los datos que arroja este chequeo al territorio extremeño, iniciado hace un año y medio, la Región ha perdido 45.000 habitantes en lo que va de siglo.

Hay hechos tan llamativos como que han dejado de ser ciudades,

al tener menos de 10.000 habitantes, importantes enclaves como Trujillo, Jerez de los Caballeros o Miajadas. Además, es especialmente significativo el dato de las 4.100 personas que aproximadamente abandonan cada año la Comunidad Autónoma para encontrar oportunidades laborales.

Este dato se aproxima al número de alumnos de nuevo ingreso que tiene la Universidad de Extremadura, unos 4.500. A esto hay que sumar el pronunciado envejecimiento de la población ante la escasez de jóvenes en edad laboral y reproductiva. La previsión, nada halagüeña, es que la Región en 2040 tendrá los mismos habitantes que los que tenía en 1870. En la actualidad la población de Extremadura asciende a 1 millón 63 mil habitantes.

Extremadura elevado éxodo de población

Otro aspecto relevante de la fotografía que podríamos hacer de la Extremadura de los últimos 19 años y que está muy relacionado con el éxodo de población es el elevado número de viviendas vacías repartidas por las dos provincias.

En total hay unas 120.000 viviendas sin ocupar y más de 16.000 inmuebles

han entrado en esta categoría a lo largo del periodo de estudio de este proyecto de la UEx.

La Región más verde

El aumento de la superficie forestal en detrimento de las tierras de cultivo también protagoniza el perfil territorial extremeño plasmado en este

particular examen que ha dirigido el profesor Julián Mora Aliseda y en el que participan varios miembros del Grupo de Investigación en Desarrollo

Sostenible y Planificación Territorial de la institución docente extremeña, como son  Jacinto Garrido Velarde y Demi Van Huisseling.

Las tierras de cultivo han experimentado un descenso del 14% en las dos últimas décadas, debido a la baja productividad del secano y a los ridículos precios de los productos agrarios que, junto al galopante envejecimiento, ha provocado el abandono paulatino de la superficie cultivada, con el correspondiente incremento de la forestal, aclara Julián Mora. “Al ir envejeciendo la población y haber cada vez menos mano de obra se han ido abandonando cultivos de secano y el matorral ha ido ganando metros”, explica el catedrático.

 Paradójicamente a lo que podríamos pensar, Extremadura está ganando superficie forestal desde 1992, entre otros motivos por la Política Agrícola Común dictada desde Bruselas.

En la actualidad, el 70% del suelo de la Región lo conforma el bosque y el pastizal, indica el experto en Ordenación del Territorio, quien, con estas cifras, habla de Extremadura como la “región más verde y la cuarta más boscosa de España”.

Este proceso de abandono de las tierras más fértiles constatado en esta investigación está generando también la pérdida de muchas especies de fauna y flora con el consiguiente deterioro de nuestra biodiversidad.

A juicio del especialista de la UEx, que no se labren las tierras está incluso provocando el olvido de muchos usos y costumbres ancestrales ligadas al trabajo en el campo,

también que dejemos apartadas muchas herramientas vinculadas a la tradición y a la historia rural, denuncia el profesor.

Servicios ecosistémicos sin retorno

Por tanto, el denominado “impacto ecológico” que tan intensamente azota el Planeta es altamente positivo en nuestro caso, subraya Mora Aliseda.

En 41.634 Km2, el 68% (casi 3/4 partes) es «superficie verde», de bosques y pastos, que acogen a 630 millones de árboles (550 árboles por cada habitante, muy por encima de la media española, europea y mundial).

Por el contrario, la superficie artificial, que incluye embalses, líneas férreas, carreteras y núcleos urbanos, solo representa el 1% del territorio.

Por todo ello, Extremadura se erige en una «región sumidero de CO2», que absorbe cada año el equivalente a todas las emisiones de los coches que circulan por la Unión Europea, Rusia y Japón.

 Pero, ¿qué recibimos a cambio?, se pregunta el profesor. “Si no nos podemos desarrollar pero somos los que más contribuimos a mantener el medio ambiente deberíamos empezar a plantearnos políticas que reivindiquen el cobro de los servicios ecosistémicos prestados”. Esta sería la gran oportunidad de Extremadura,

asegura Julián Mora, que acuña el principio de “quien conserva que cobre”, ya que está en la propia legislación europea pagar por contaminar.

Hay que recordar que 1.300.000 hectáreas de Extremadura (32%) son superficie protegida, con numerosas restricciones a la implantación de actividades económicas, lo que contribuye a un mayor despoblamiento rural.

Como consecuencia, Extremadura representando el 8,2% de la superficie total española (504.000 Km2) aporta casi el 24% del territorio nacional protegido por la Red Natura 2000 (ZEPA y ZEC), o sea el triple de su significación geográfica.

Es decir, 1/4 parte del total de las zonas protegidas de España se encuentra en Extremadura.

Noticias Norte de Extremadura

Fuente *

[amazon bestseller=»Tablets» items=»9″ grid=»3″]

Kit Digital

Texto alternativo