Saltar al contenido

Las Hurdes: tierra de misterios

16 marzo 2020
Que ver en extremadura
Las Hurdes: tierra de misterios

Los misterios de Las Hurdes “Memoria Ancestral”

Las Hurdes: tierra de misterios

‚úÖ‚ě°HACE A√ĎOS QUE SE COMENZ√ď A RECOPILAR TODAS LAS NOTICIAS RELACIONADAS CON LA GRAN CANTIDAD DE SUCESOS INEXPLICADOS QUE TIENEN LUGAR EN LA ¬ęM√ĀGICA¬Ľ COMARCA DE LAS HURDES.

Situación

Situada al norte de la provincia extreme√Īa de C√°ceres y lindando con Salamanca, por la regi√≥n han ¬ęperegrinado¬Ľ a lo largo de los a√Īos infinidad de periodistas e investigadores de lo ins√≥lito en busca de casos y testimonios. A pesar de la leyenda negra que acompa√Īa a la comarca por culpa del aislamiento y necesidades que sufrieron sus habitantes en el pasado, hoy en d√≠a es una tierra pr√≥spera, pero en la que todav√≠a siguen latentes las tradiciones y leyendas m√°s ancestrales.

Las Hurdes: tierra de misterios

Durante los d√≠as que recorrimos estos lugares a la ¬ęcaza¬Ľ de misterios antiguos y modernos, obtuvimos un n√ļmero considerable de testimonios, los cuales abarcan desde el avistamiento de luces extra√Īas en los cielos a la aparici√≥n de seres humanoides que, seg√ļn las informaciones que hemos podido recopilar, se dejan ver por los parajes hurdanos desde los tiempos m√°s remotos. Pero mejor ser√° que vayamos por partes…

luces inquietantes Nuestro viaje comenz√≥ en la poblaci√≥n de Casares de Las Hurdes. No result√≥ complicado localizar a vecinos que hubieran sido protagonistas de sucesos extra√Īos, pues las gentes del lugar nos dispensaron todo tipo de atenciones desde el primer momento. As√≠ pudimos charlar durante un buen rato con Luis Guerrero, quien no tuvo inconveniente en relatarnos una experiencia que le toc√≥ vivir hace m√°s de 25 a√Īos en la sierra de la Corredera. ¬ęSucedi√≥ una noche de madrugada¬Ľ, record√≥ para A√ĎO/CERO. ¬ę√ćbamos el m√©dico del pueblo, un chaval y yo. Entonces, como de la nada, sali√≥ una cosa redonda con muchas luces amarillas, color√°s, ¬°que s√© yo! Fue s√≥lo un momento, porque enseguida se escondi√≥ otra vez en la sierra¬Ľ. Las Hurdes: tierra de misterios

Carlos Martín Domínguez,

Otro lugare√Īo, Carlos Mart√≠n Dom√≠nguez, nos relat√≥ un caso no menos curioso: ¬ęCaminaba yo a las tres o cuatro de la ma√Īana por un sendero cerca de donde estamos ahora; ven√≠a de visitar a mi novia, que viv√≠a en otro pueblo. Esto sucedi√≥ all√° por el a√Īo 1967. Recuerdo que de pronto apareci√≥ en el cielo como una estrella grande que ilumin√≥ todo. Se ve√≠a mejor que de d√≠a. Al final se escondi√≥ detr√°s de una monta√Īa a una velocidad incre√≠ble; aquello fue muy extra√Īo, todav√≠a hoy no le encuentro explicaci√≥n¬Ľ.

En la aldea de La Huerta

Cambiamos ahora de lugar, pero no de fen√≥meno. En la aldea de La Huerta, tambi√©n en la regi√≥n hurdana, entrevistamos a Francisco Hern√°ndez Mart√≠n, m√ļsico de 73 a√Īos que, tras deleitarnos con un peque√Īo pero pintoresco concierto acompa√Īado de su flauta y bombo, nos obsequi√≥ con el siguiente testimonio: ¬ę¬ŅVeis ese cerro de ah√≠?¬Ľ, dijo se√Īal√°ndole. ¬ęPues un d√≠a, hace ya tiempo, mi hija vio desde el primer piso de esta casa una luz que daba un resplandor enorme. Ella me avis√≥ para que yo tambi√©n pudiera ver aquello. Luego vinieron m√°s vecinos que tambi√©n fueron testigos. El caso es que la luz peg√≥ un salto y se puso encima de otra monta√Īa; all√≠ estuvo parada bastante tiempo hasta que se qued√≥ medio apagada. Nos cansamos y ya no le hicimos m√°s caso; nos fuimos a la cama¬Ľ.

La misteriosa luminaria

Sin embargo, los sobresaltos no hab√≠an llegado a su fin esa noche para Francisco. A las cuatro de la ma√Īana, un fuerte resplandor que se filtraba por la ventana de su habitaci√≥n lo despert√≥. A trav√©s de los cristales pudo ver otra vez una luz en los cielos que se mov√≠a err√°ticamente. Y tambi√©n en esta ocasi√≥n m√°s lugare√Īos fueron testigos de la misteriosa luminaria.

Para nuestro informante no cabe duda de que no se trataba de un autom√≥vil. En primer lugar porque la luminosidad estaba por encima de las monta√Īas y, por otra parte, porque en la √©poca no hab√≠a carreteras en el lugar del avistamiento. brujas, espectros y seres monstruosos Continuamos nuestro viaje por tierras hurdanas disfrutando de sus impresionantes parajes. Nuestra siguiente parada es el pueblo de Nu√Īomoral, epicentro de fen√≥menos ins√≥litos que en su momento investigaron periodistas e investigadores como J. J. Ben√≠tez, Lorenzo Fern√°ndez o Iker Jim√©nez. Las Hurdes: tierra de misterios

Relato de Hermelinda y Librada

Durante un bello atardecer tuvimos la oportunidad de escuchar el relato de Hermelinda y Librada, dos vecinas de Nu√Īomoral. La primera nos confes√≥ que, durante un mes, las luces de su casa se encend√≠an y se apagaban sin que hubiera una explicaci√≥n aparente, al tiempo que las persianas tambi√©n se mov√≠an solas. Estos fen√≥menos eran acompa√Īados por ruidos de procedencia desconocida, estruendos y fuertes golpes en las paredes. ¬ęEra como si alguien estuviera dando balonazos contra la casa¬Ľ, nos explic√≥ la mujer. Las Hurdes: tierra de misterios

Como los fen√≥menos imped√≠an a Hermilinda y su familia conciliar el sue√Īo, avisaron al p√°rroco, don Manuel, para que bendijera la vivienda. Pero los desconcertantes sucesos no desaparecieron. Para nuestras informantes, una bruja popular del folclore hurdano ¬Ėconocida por el nombre de Manuela¬Ė, era la responsable de estos hechos paranormales. No son pocas las leyendas de esta comarca extreme√Īa que culpan a las ¬ęadoradoras de Sat√°n¬Ľ

del secuestro de ni√Īos con los que luego preparar√≠an sus ung√ľentos. Curiosamente, en las mismas fechas que Hermilinda y familia sufr√≠an los fen√≥menos paranormales en su vivienda, su sobrino, que se encontraba cumpliendo el servicio militar fuera de Las Hurdes, tambi√©n escuchaba golpes en las paredes del cuartel, que no le dejaban dormir. EN BUSCA DE UNA EXPLICACI√ďN RACIONAL ¬ŅPor qu√© tienen lugar en estas tierras tal cantidad de sucesos extra√Īos? OVNIs, humanoides, fen√≥menos paranormales¬Ö Quiz√° las hambrunas que padecieron los hurdanos m√°s de medio siglo atr√°s, a causa de la incomunicaci√≥n que sufr√≠a la zona, pudieron provocar delirios y alucinaciones en algunos de ellos. Adem√°s, es posible que durante la Guerra Civil los sacos de harina que se enviaron a la zona estuviesen contaminados con levaduras. Las Hurdes: tierra de misterios

Hechos extra√Īos de todo tipo siguen produci√©ndose a comienzos del siglo XXI

Estas circunstancias, unidas a la pervivencia ¬Ėtambi√©n a causa del secular aislamiento¬Ė de leyendas sobre duendes, brujas y seres mal√©ficos y a la falta de tendido el√©ctrico, podr√≠an ser caldo de cultivo para el nacimiento de mitos. Sin embargo, esta hip√≥tesis no explicar√≠a la circunstancia de que, tal como pudimos comprobar, hechos extra√Īos de todo tipo siguen produci√©ndose a comienzos del siglo XXI.

En el pueblo de Aceitunilla est√° extendida la creencia en un espectral ni√Īo blanco que se aparece por las inmediaciones del cementerio. Diferentes investigadores recopilaron testimonios sobre este peque√Īo fantasmal. Pero nuestra sorpresa fue may√ļscula al escuchar de labios de una lugare√Īa que su marido hab√≠a visto cerca del citado cementerio un ¬ęperro fantasma¬Ľ

cuartel de la Guardia Civil

cuando se dirig√≠a al cuartel de la Guardia Civil en busca de un m√©dico, pues su padre se encontraba enfermo. Con total convencimiento nos narr√≥ c√≥mo el hombre se top√≥ con el et√©reo can, que volvi√≥ a hacer acto de presencia cuando regresaba a casa. El extra√Īo animal lo acompa√Ī√≥ durante un trecho hasta que se volatiliz√≥ cerca del cementerio. Desde entonces, el ¬ęparticular¬Ľ espectro no ha vuelto a hacer acto de presencia. UNA COMARCA CON MISTERIO

Si alguien ha estudiado las leyendas y fen√≥menos que suceden en Las Hurdes, √©ste es, sin duda, el maestro de escuela y vecino de la comarca F√©lix Barroso Guti√©rrez, al cual entrevistamos en su domicilio de Santib√°√Īez el Bajo. Barroso, a pesar de declararse esc√©ptico y de mente racionalista, reconoce que esta comarca tiene ¬ęalgo¬Ľ especial que atrae a antrop√≥logos, periodistas e investigadores. A √©l, justo es reconocerlo, le debemos nombres, referencias, documentaci√≥n y localizaciones con las que comenzamos nuestras pesquisas por Las Hurdes.

Tambi√©n hemos de se√Īalar que por falta de espacio y porque los testigos han preferido mantener sus experiencias ocultas a la opini√≥n p√ļblica, s√≥lo hemos mostrado una √≠nfima parte de los testimonios que atesoramos. Y, por supuesto, debemos agradecer la gran acogida que siempre nos dispensaron los hurdanos, en su mayor√≠a dispuestos a compartir sus vivencias, impresiones y saber popular con cualquiera que muestre un m√≠nimo inter√©s por la comarca, su historia y habitantes.

Iker Jiménez Cuarto Milenio

@Publicidad ‚≠ź‚≠ź‚≠ź ‚≠ź ¬°¬°GRACIAS POR MIRAR!!

Busca t√ļ mismo los art√≠culos que te interesan en el siguiente buscador de Amazon

Disfraces Halloween originales

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Vale
Privacidad